No me acaba de gustar este nuevo Bond, James Bond. Si, ya se que soy de los pocos que no les convence el tipo este pero no le acabo de ver la flema británica que si tenían Connery o Brosnan. Entre eso, que esta peli es una especie de final de Casino Royal (de la ultima Casino Royal, no de la primera) y que me han cambiado un poco el formato pues entre otras cosas ya no saca juguetitos las pelis de Bond ya no son lo que eran.

– Pero la peli no se titula Quantum of Solace?

Efectivamente! Pero… ¿Desde cuando entro yo aquí para hablar de cine? Si venía a hablar de quantum, pero de celos. Al fin y al cabo el quantum es una unidad de medida y como para los celos no conozco que exista ninguna adoptaré esta.

Veamos, lo primero es establecer un sistema de medida: Los 0 qs se corresponden con la ausencia de celos y los 100 qs con el nivel en el que eres incluso capaz de matar por ellos.

Ahora que ya hemos establecido las unidades y el baremo ya podemos hacer mediciones… Mi nivel de celos estaría en -37 qs mas o menos.

– ¿Y eso que quiere decir?

Pues muy sencillo… que no gasto de eso. Por un lado esta Christine… si, la doña, la mujer con la que contraje nupcias en su día y hoy estoy dispuesto a descontraerlas… Después del cine salimos a tomar unas copas ¿y que se le ocurrió? Pues ponerse a tontear con mi amigo. El pobre me venia apurado…

– Tío… que todavía es tu mujer…

A mi me da igual… es mas, le prestaba (bueno, mas bien regalaba pues no espero que me los devuelva después) los condones, que desde febrero siempre llevo en el bolso, no por nada en especial, simplemente los llevo.

– Entonces… ¿Ya la has dejado de querer?

No, e incluso es posible que nunca lo haga, pero igual que yo ahora hago mi vida, lo ideal es que ella haga la suya, ¿No?

Por otro lado esta Patrice… Cada día estoy un poco mas prendado de ella y lo cierto es que su profesión no me preocupa lo mas mínimo. Simplemente acepto las cosas como me han venido dadas… ¿Conformista? Puede, pero así estoy feliz.

No se puede decir lo mismo de ella… no es vanidad, está enamorada de mi. Cada día está mas enganchada y le cayó como un jarro de agua fría cuando le conté que había estado tomando unas copas con Christine… Se empezó a montar la película… que si quiero volver con ella que se lo diga… que si Christine quisiese yo caería… etc… Luego vino lo de que si ella no tenía derecho a pedirme nada pues no está en situación y demás. ¿Chantaje emocional? Puede, pero eso me demuestra una vez más que no es solo algo físico.

No, no estoy buscando una excusa para quererla… ya se ha ganado un pedacito de mi corazón. Es especial, es como un rayo de luz entre toda esta oscuridad y en estos días tan difíciles para mi me ha dado la vida y lo más curioso, sin pedir nada a cambio… ¿Cómo no querer a alguien así?

Un saludo a todos y…
Nos vemos en la red.

Anuncios