fenix

Todo empieza por uno mismo…

Curiosa frase que me acaba de decir alguien en mi trabajo, en otras circunstancias casi carente de sentido, en estas es toda una línea de pensamiento.

Otro año se acaba… Otro año empieza… La rueda del tiempo sigue girando inmutable a nuestras acciones y a los sucesos que en nuestras vidas acontecen. Nada puede cambiarla o detener su curso.

Todo empieza por uno mismo…

Nunca he sido de hacer propósitos de fin de año (o de inicio del mismo), simplemente porque me conozco y se que el día 2 ya los habré olvidado o desestimado o ni lo uno ni lo otro pero no los cumpliré. Este año no ha sido malo, ha sido pésimo. Haciendo balance las perdidas superan en mucho a las ganancias y no hablo solo de dinero. El año pasado bromeaba con quemar el calendario, esté no se salva de la hoguera. El próximo año empieza difícil pero cuando ya estas abajo tan solo puedes ir hacia arriba.

Todo empieza por uno mismo…

No digo que vaya a cambiar, no en lo básico, no en la esencia de mi persona, esa no es tan mutable, pero si voy a tener que replantearme la situación, no como propósito de año nuevo sino como colofón final de esta etapa que he vivido y como inicio de esta nueva etapa que me toca vivir. Tengo que cambiar muchas cosas, mudar muchos hábitos buenos y malos adquiridos a lo largo de estos años. Tengo que dejar atrás esta parte de mi vida y mirar hacia delante, encararme conmigo mismo y trazar nuevas pautas que me hagan reflotar.

Todo empieza por uno mismo…

Otro año se acaba… Otro año empieza…  Una nueva oportunidad para reinventarme, para resurgir de las cenizas del fuego purificador. Una nueva oportunidad de construir una vida, de volver a ser yo. El mismo yo de siempre pero a su vez uno nuevo, uno distinto a los anteriores.

A todos los que dejo atrás… que la suerte les acompañe. No guardo rencor a nadie.
A todos los que siguen conmigo y a los que tienen que llegar…

¡Bienvenidos a mi nueva vida!
Nos vemos en la red.

Anuncios