mirror-man-t

Ahí está otra vez… ojos marrones con largas pestañas, poco pelo y cara bobalicona… Me mira, con cierta extrañeza, como si me conociese pero no recordase de que. Quizás de una vida pasada, quizás de esta pero me encuentre demasiado cambiado.

No logro discernir que puede estar pasando por su mente mientras me escudriña con la mirada… No parece mal tipo, no parece de los que les gusta hacer daño a la gente… Eso me gusta, ya me cae mejor.

Me sonríe, no se por qué, pudiera ser que ya haya recordado de qué me conoce… Ahora sí, se ve una persona afable, demasiado incluso, de esos que de buenos pasan por tontos.

Como si me hubiese leído el pensamiento se acabó la sonrisa y vuelve a poner su mirada en la mía… Ahora que está serio, en sus ojos se puede percibir la profundidad de sus sentimientos… pasión, lujuria, dolor, alegria, tristeza… Los tiene todos. Juntos pero no revueltos. Se puede percibir el cansancio, las pocas horas de sueño debidas a sus particulares quebraderos de cabeza. Quiero ayudarle…

– ¡Vamos! ¡Cuéntamelo! Dime que puedo hacer por ti.

No responde…

¿Acaso esperaba de verdad que me hablase un espejo?

Anuncios