sueno41

Hace un rato era tarde.

Quedan pocas horas para dormir.

Parece que últimamente no quieres permitirme mi merecido descanso.

Siento la sutil caricia de tu liviana mano recorriendo con delicadeza mi cintura… perdida, sin rumbo fijo.

Siento el dulce calor que se desprende del suave roce de tu piel en mi espalda.

Siento la calidez de tu aliento en mi nuca, susurrándole a mi cuello palabras que a veces me son difícil de interpretar.

Siento tu presencia detrás de mi, completando la mía, haciendo mas llevadera esta cama tan grande y solitaria.

Te siento a ti.

Quiero verte.

Me giro sobre mi mismo y abro los ojos lentamente, deleitándome por anticipado ante tu rostro en la penumbra…

No hay rostro que mirar. No hay manos que acaricien ni labios que me aporten una sola palabra. No hay nada que besar y ni siquiera ese característico olor de tu perfume me llega.

No estás.

Putos sueños.

Anuncios