You are currently browsing the tag archive for the ‘paranoia’ tag.

laz

Hacía mucho que no escribía… Como le comentaba a alguien por correo creo que es debido a la incipiente monótona rutina en la que ha empezado a caer mi vida. Casi normalizada ya mi atípica situación sentimental (al menos atípica en los círculos que yo me muevo), han dejado de llamarme la atención cosas que en otro tiempo me parecieron mas fuertes o por lo menos no tan comunes. Por ejemplo ha dejado de ponerme nervioso que el jefe de Patrice me vea salir del local con dos o tres de “sus chicas” y sin pasar por caja… ya me tiene muy visto, sabe que no le doy problemas y el tampoco me los presenta a mi… incluso el otro día estuvimos cenando en un restaurante de su propiedad y cuando nos vio en lugar de preguntar que cojones hacíamos allí a esas horas, nos invito a la cena.

– ¡Coño! ¡Que bien! Mañana repetimos…

– No jodas, que mañana es viernes…

Que se le escapen un par de ellas a cenar un jueves no pasa nada, el viernes no, que hay que currar…

No se si es monótona rutina como dije en un principio o se debe a mi grado de asimilación de situaciones que antes podrían ponerme mas nervioso… lo único que se es que ahora la vida discurre de una forma un tanto mas tranquila, lo cual me agrada.

Claro, eso en el tema personal, porque en el plano laboral la cosa cambia. “De la noche a la mañana” hemos pasado de no tener nada a tener cámaras de videovigilancia, un servidor proxi para controlar las salidas a Internet, un software que cada vez que se enciende la máquina genera un informe con todos los programas que hay instalados (por si al antivirus se le escapa algo y/o por si instalamos conscientemente alguna cosa “nociva”) y la última nos ha llegado con la LOPD (Ley Orgánica de Protección de Datos para el que no la conozca) por la cual se me ha asignado una contraseña aleatoria buenísima e imposible de memorizar la cual me han entregado personalmente en un papelito convenientemente doblado pues según se ve por teléfono no me la podían dictar, no se si será por si el teléfono está pinchado o por si la secretaria es un topo que trabaja para el enemigo (y no se le puede ocurrir desdoblar el papelito para echarle un vistazo)… aunque vamos, siempre se la puede asesinar después para que no pueda revelar información… Lo malo no es que me hayan dado una contraseña… lo malo es que además se supone que tendré que usarla y según el documento de marras no únicamente para iniciar sesión, sino con acciones tales como poner un salvapantallas protegido con contraseña y bloquear el equipo cada vez que una emergencia (léase ir al baño) me haga levantarme de mi sitio… y no solo eso, además tengo que estar muy pendiente por si alguien otea por encima de mi hombro, supongo que en busca de las claves de ataque de los misiles rusos que tengo puestas como fondo de pantalla o los miles de secretos de estado que pasan por mis manos al cabo del día. Ni que decir tiene que en cuanto logre memorizar la puñetera clave tendré que destruir cuidadosamente el papelito en el que me la han suministrado y supongo que también debería asesinar a cualquiera que haya tenido algún contacto con el… Espero que no se me autodestruya en el bolsillo al mas puro estilo Inspector Gadget.

Debería ponerla con un post-it pegada al monitor a ver cuanto tardan en darse cuenta…

Un saludo a todos y…
Nos vemos en la red.

Anuncios

ojo-chico-2

A muchos de nosotros nos gusta esto de Internet porque nos permite expresarnos de una forma anónima… En fin… De ilusiones también se vive.

Hace nada una persona me escribía con cierta preocupación por su privacidad en la red, a mi hasta cierto punto me ha hecho gracia, espero no se haya ofendido conmigo por ello. Lo siento… no existe. El anonimato que la red ofrece es solo una falsa ilusión.

He hecho un pequeño “juego” he dedicado únicamente un par de minutos a ver si localizaba a esa persona… a ver que podía sacar… he obtenido una dirección donde es posible que trabaje, no se si habré acertado, se lo he dicho por e-mail aunque no espero que me lo confirme… Lo suyo hubiese sido presentarse ahí directamente e invitar a esa persona a un café. Hubiese sido mas gracioso y si viviese cerca Dios sabe que lo habría hecho.

Los usuarios de la red ponemos nuestros datos personales en infinidad de sitios… Hay algunos que son mas o menos seguros y de ahí no sale nada a no ser que tengas conocimientos excesivos, pero hay otros que desde luego no lo son tanto. En diversos blogs y redes sociales vamos dejando un rastro de datos inmenso el cual se puede seguir mas o menos fácilmente. Hay algunos que se esfuerzan en cosas como utilizar un servidor proxy anónimo para ocultar su ip y demás y luego entran en alguna pagina, se crean un usuario, le ponen su nombre y dos apellidos y por ejemplo la provincia donde viven para buscar amigos y no contentos con eso añaden fotografías de sus ultimas vacaciones en Granada y otra del restaurante nuevo tan chic que han abierto al lado de su casa. A lo que yo voy con todo esto es: ¿Podemos ser totalmente anonimos en la red? La respuesta es sencilla… Sí, no conectándonos.

Bueno, tampoco hay que ser alarmistas… uno puede conectarse, y tras dar de baja todos los servicios que utiliza por aquello de eliminar lo que ya hay esparcido de cada cual (tarea ardua y compleja) podría limitarse a navegar utilizando si se quiere un proxy anónimo y no dando jamas un solo dato sobre la vida personal… pero claro, eso como seres sociales que somos no nos sirve en demasía, es como si saliésemos todos de casa con un pasamontañas negro para que nadie nos reconociese en la calle… llega un momento que te cruzas con alguien que te es mas afín que otros y quieres saber algo mas de ese alguien y posiblemente ese alguien quiera saber algo mas de ti.

Por eso mi recomendación, o creo que la de cualquiera de los que como dijo Evita hemos crecido en esta red, sería que hay que tener presente que no somos totalmente anónimos, que es solo una sensación, es como cuando sales de casa en una gran ciudad, no te conoce nadie, solo algunos pero si alguien quiere saber de ti puede hacerlo, sin embargo no hay que dejarse llevar por la paranoia ya que entonces o no saldríamos de casa o tendríamos que hacerlo con la capa veneciana que me compré para Halloween.

Un saludo a todos y…
Nos vemos en la red.
(Y quien sabe si fuera de ella)