You are currently browsing the tag archive for the ‘Patrice’ tag.

jagalerta2ai1

04/04/2009
8:00 ZULU
La roca, a 10 minutos de un Lidl y 15 de otro.

Vaya madrugón para ser sábado… Pero bueno, la maquinita de pan bien lo puede valer…

– ¿De que cuernos hablas tío?

Bueeeno, haremos un pequeño flashback… (Poned los ojos borrosos durante un momento… multimedia interactiva).

30/03/2009
17:00 ZULU
La roca, una oficina cerca de un cine.

En la pantalla del ordenador aparece un bello rostro femenino e informa:

– Señor Ozonox, tiene usted un nuevo e-mail concerniente a las ultimas ofertas de Lidl, ¿quiere examinarlo ahora?

Bonito sueño… jeje, algún día, ya falta menos… Lo dejamos en que en un momento dado me da por revisar el e-mail a ver que hay de nuevo. Me encuentro un correo del Lidl que promete…

“Pan casero del modo más fácil a partir del Sábado, 04/04”

Lo abro… ¡Coño! ¡Una panificadora! (O sea, maquina de hacer pan, no confundir con “pacificadora” el revolver del 45 de Colt)

Me embriaga el imaginario olor del pan recién hecho y mi mente se llena de migas… 45 oros… No es cara, pero tampoco parece indispensable, se puede hacer lo mismo a mano. Estoy indeciso, las migas no me dejan pensar… Pido asesoramiento.

31/03/2009
12:00 ZULU
La roca, en el mismo sitio que el día de antes.

Como todavía no aparece el atractivo rostro informando de los nuevos correos que me puedan interesar compruebo el correo a la vieja usanza.

Respuestas a mis dudas… me recomiendan la maquinita y que madrugue el sábado y me prepare para una dura y cruenta batalla cual maruja en las rebajas del corte ingles para no quedarme sin la mía.

Se acaba el flashback (volved a poner los ojos borrosos durante un instante… hubiese molado también el efecto en blanco y negro pero es mucho pedir a la tecnología multimedia interactiva), estábamos en la mañana del sábado, quitándome las legañas…

Ducha medio fría… a ver si me espabilo.

Desayuno… un vaso de zumo que me sirve como excusa para decir que he echado algo al estomago antes del cigarro.

Me pongo algo de ropa pues no se puede llamar vestir a eso… ¡Si es que no son horas coño, que creo que aun no han puesto ni las calles!

Miro la espada de la pared… No, no creo que haya tanta gente… Cojo las llaves del coche y me dispongo a partir para estar allí minutos antes de que abran la puerta.

Suena el móvil… No me hace falta mirar quien es, reconozco la melodía…

– Oi, ¿qué pasa niña?

– Hola bebé, termino ahora, ¿te apetece venir a recogerme y duermo en tu casa o te da pereza y te llamo cuando me despierte?

– Me pillas vestido y con la llave del coche en la mano, en 3 minutos estoy ahí.

Recojo a Patrice.

– Hace frió, así no tengo que calentar la cama sola.

Se jodió la excursión a Lidl, hay una cama que caldear… Bueno, primero me aseguraré de que se acuesta caliente y luego ya iré mientras ella duerme.

15:30 ZULU
La roca, seguimos a 10 minutos de un Lidl y 15 de otro.

¿Sinceramente? Ella no se si habrá dormido, yo como un perrito chiquitín. Habrá sido por la cama caliente…

– Bebé, tengo hambre…

Nos levantamos… Un vistazo a la nevera pinta muy mal, no tenía prevista la situación… habría que descongelar algo o… ¡Benditos fideos chinos de esos instantáneos! Con poco arreglo y mucho picante Patrice prepara una sopa capaz de levantar a un muerto… Acabamos de comer y entre arrumacos vemos un poco la tele en el sofá. Pronto el sofá se antoja pequeño, de vuelta a la cama… ¿Será la cayena una especie de viagra natural?

19:30 ZULU
La roca, ¿hace falta decir que estamos a 10 minutos de un Lidl y 15 de otro?

– ¿No crees que ya va siendo hora de que nos levantemos de la cama?

– Sí, hoy la tarde parece que estaba buena… ¿Vamos al consulado a que nos inviten a un cafezinho?

– Bueno, yo quería ir a Lidl… pero total a estas horas ya igual me da, puedo ir después del café.

Llegamos al consulado (llamo así a la casa de unos amigos porque por allí pasan brasileños como para montar una embajada… Conozco ya mas brasileños que autoctonos). Entre risas y cachondeos me estreno haciendo mi primer café de puchero según su método. Lo clavo a la primera, la suerte del novato. Gostoso.

El café se torna en vino (algo parecido le ocurrió a Jesucristo y le escribieron un libro) y Patrice me dice que debería devolverla…

20:45 ZULU
La roca, a 13 minutos de un Lidl y 12 de otro (nótese el ligero desplazamiento).

– Buenas noches Bebé, mañana te llamo, supongo que por la tarde, cuando me despierte, me da pena despertarte tan pronto.

– No te preocupes… no me importa.

– Bueno, ya me lo pensaré.

Bueno… 15 minutos para que cierren el Lidl, tardaría 13 en llegar al que quiero ir… aun me sobran 2 para entrar como una flecha, mirar si quedan panificadoras y en caso afirmativo coger una.

Salgo como alma que lleva el diablo, a 200 por hora, derrapando en las curvas y atajando campo a través… bueno, vale, algo menos, pero mas ligero que de costumbre… afortunadamente apenas encuentro tráfico. En lugar de 13 minutos me presento en 10.

Aparco, cojo un carro y entro sin mucha convicción pensando que ya no quedará ni una… Me acerco a la cacharrería (sección de Lidl donde tienen lo que no se come, ni se bebe ni sirve para limpiar) y para mi sorpresa encuentro unas cuantas cajas de maquinas de hacer pan perfectamente apiladas en un montón al que por lo que parece solo le falta una.

– Mira… Algo bueno tenía que tener la dichosa crisis…

Tomo mi maquina, cuatro cosas mas que necesitaba y allí son baratas y están bien…

– Caballero por favor… ¿Podría dirigirse a una de las cajas? Vamos a cerrar ya.

Faltaría mas, ya tengo en mis manos (bueno, en el carro, que para eso lo cogí) lo que he venido a buscar…

05/04/2009
2:30 ZULU
La roca, a 10 minutos de un Lidl y 15 de otro (es por establecer la misma localización, el Lidl ya da igual donde quede).

Feliz como un niño con zapatos nuevos, después de haberme alimentado copiosamente en el consulado con arroz y frijoles (deliciosos) y bebido vino como para ahogar el pollo que lo acompañaba, de nuevo en casa me dispongo a probar la maquinita.

Es fácil de instalar, de limpiar, hace pan, pasteles, amasa… ¡hace incluso mermelada!

Elijo la receta que mas me apetece del libro que viene con ella… ingredientes los tengo todos (son básicos y el otro día me proveí de diversas levaduras)

Programa: Esponjoso (Suena bien, no quiero un pan de miga compacta)
Tiempo: 3h 10m (Bueno… todo el día en la cama, tomando café a las 19:30… a ver quien me duerme)
Tostado: Medio (Luego ya veremos si me gusta mas tostado o menos)

Resultado: Salió una especie de pan de kilo de un color marronaceo que en cuanto lo vi y lo toqué me acorde del pan de molde.

Sin pensarlo mucho lo metí en una bolsa de plástico para que no se resecase, efectivamente no me falló el instinto, ha quedado un pan de molde menos azucarado que los comerciales (lo que me parece genial) con el que salen unos sandwiches fantásticos.

La única pega que tiene son los dos agujeros que le quedan en la base que es donde se encajan los ganchos de amasar (estos los retiré después del amasado).

Soluciones: Varias… la primera y mas facil, pasar de ellos que tampoco molestan tanto, si no, siempre se puede retirar la masa despues de amasar y hacer el levado y posterior horneado en un molde tradicional.

Creo que este juguete nuevo da muchas posibilidades…

Un saludo a todos y…
Nos vemos en la red.

P.D. Lo del ZULU no se a que viene… preguntadles a los guionistas de “JAG: Alerta Roja”.

Anuncios

feliz-natal-bebe

Ha sido el fin de año mas peculiar de toda mi vida.

Ayer por la mañana aun no tenía ningún plan para pasar la velada de fin de año. Me llamo Patrice…

– Si te apetece una amiga nos invita a celebrarlo con ellos… Podemos pasar la noche en su casa…

Genial, ya tengo algo que hacer.

Llegada la hora me puse de “punta en negro” por una broma que me gaste a mi mismo con el vestuario… No me puse absolutamente nada de lo que tenía pensado ponerme, empezando con la ropa interior que cambie el negro que iba a usar por el rojo porque quizas esa iba a ser la unica tradición que iba a cumplir esa noche, pasando por el pantalón que cuando fui a ponerme el que llevaba idea en un principio me di cuenta de que la cremallera estaba rota y tuve que cambiar de plan y de ahí en adelante  fui sacando cosas del armario que hacía tiempo no me ponia incluida mi querida corbata negra (que fue la primera corbata que me compre). Resultado… Bien vestido, mejor de lo que había pensado en un principio, totalmente de negro excepto la ropa interior.

Fui a buscar a mis acompañantes pues además de Patrice venían dos chicas mas… simpáticas, muy guapas… en mi vida me había presentado en una fiesta tan bien acompañado.

Llegamos a la casa donde íbamos a pasar la velada, esperaba encontrar a cinco o seis personas mas… cuando nos abrieron eramos una veintena. La mayoría brasileños pero esta vez había algún que otro español dando color a la cosa.

Bien, no estaré “Lost in traslation”.

La cena consistió en una barbacoa con buena carne, algunos langostinos y un par de ensaladas y arroz de acompañamiento. Para regar todo aquello algunos reservas de Rioja, “Zaco” de Bodegas Bilbainas y otro que no conocía “Azabache” (no recuerdo la bodega) que me sorprendió muy gratamente.

Tanto la comida como la bebida fue excelente, pero lo verdaderamente gratificante es la armonía que ahí reinaba entre personas tan diferentes, de distintas razas y culturas, en su mayoría perfectos desconocidos entre si que por unas circunstancias u otras habiamos acabado ahí.

El cambio de año me pilló no en un salón con la boca llena de uvas como años anteriores sino en la intimidad de una habitación con Patrice a mi lado acunando a sendos bebés de escasos meses de otra de las invitadas.

– Feliz ano novo. – Palabras selladas con un dulce beso.

Quizás al leerlo penséis que fui un pringado… pero sinceramente no se me ocurre una manera mas bonita de empezar el año.

Bebimos, salimos, volvimos a beber, bailamos, seguimos bebiendo, pusieron una samba y a ver quien es el chulo que se atreve a ponerse a su lado, el alcohol que no falte, nos hicimos fotos varias, se nos cayó alguna copa que ya no nos pudimos beber, nos besamos, nos reímos… ¿ya dije que bebimos? Lo mejor fue que no nos emborrachamos.

A las tantas de la mañana volviamos para casa de nuestra anfitriona quien nos cedió generosamente una habitación para poder descansar, la cual aprovechamos para cansarnos un rato y dormir un poco.

Al medio día cogíamos el coche para volver, algo cansados todavía pero con una sonrisa por una noche tan agradable.

Sinceramente… dudo mucho que si hubiese planeado algo hubiese sido ni la mitad de bueno de lo que fue así.

Espero que todos vosotros lo hayais pasado igual de bien…
Nos vemos en la red.